springdog

                Ya tenemos aquí la primavera y a todos nos apetece más salir a disfrutar de largos paseos en compañía de nuestros perretes. Aunque la temperatura sea agradable, el buen tiempo no está exenta de algunos inconvenientes y riesgos para nuestras mascotas. A continuación, les hacemos un breve repaso, para que lo tengáis en cuenta antes de salir a pasarlo bien.

La primera de las molestias podemos decir que está en el aire, se trata de las alergias. Al igual que nosotros, algunos perros son sensibles al polen de las plantas, pudiéndoles causar lagrimeo, picores, estornudos y demás molestias. Es conveniente acudir al veterinario si notamos señales de alergia, ya que podrá realizarle pruebas y valorar si es necesario el uso de medicación para su control.

A la hora de salir de casa, los paseos por el campo chiflan a nuestros peludos. Correr por todas partes, saltar y olerlo todo les hace felices, pero en primavera debemos tener cuidado con la zona que elegimos. Durante la primavera es fácil encontrar en pinares y otras zonas arboladas filas de orugas procesionarias, que son especialmente peligrosas para nuestros perros. El contacto de sus pelos urticantes el morro o la lengua canina producen hinchazón, lesiones e incluso necrosis, pudiendo ser extremadamente graves en caso de no advertirlo a tiempo. Por ello es conveniente evitar las zonas de pinos durante esta época del año y estar atentos nuestro amigo durante los paseos, pues la rápida asistencia del veterinario en caso de contacto es crucial.

En otras ocasiones ya hemos tratado el tema de los parásitos. Pulgas, garrapatas, mosquitos y gusanos, además de ser una molestia para nuestro can, son un riesgo para su salud y para la nuestra, actuado como vectores de enfermedades graves como la leishmaniasis o la enfermedad de Lyme. Existen multitud de sistemas de desparasitación… pastillas para eliminar eliminar y prevenir infestaciones internas o externas y collares, pipetas y espráis para los externos. Si tienes dudas para escoger el mejor sistema, tu veterinario puede aconsejarte sobre la mejor manera de desparasitar a tu peludo según la zona en la que vivas y a los parásitos que este expuesto.

Por último, hay que estar alerta con las espigas.  Aun que puedan parecer inofensivas, pueden clavarse en las partes más sensibles y nuestro amigo no será capaz de extraerlas. Además de la molestia, por la morfología de que tienen es muy difícil que se desprendan solas y muy probable que se introduzcan cada vez más dentro del cuerpo de nuestro can, pudiendo causar problemas muy graves, sobre todo si se introducen en las fosas nasales o los oídos. Por ello es importante estar atentos a posibles molestias, sacudidas o comportamientos bruscos y compulsivos de nuestro mejor amigo. En este caso, la solución pasa habitualmente por una pequeña cirugía a manos del veterinario.

En resumen, es importante estar siempre atentos a nuestra mascota, salir de casa bien desparasitados y protegidos y evitar las zonas de procesionaria del pino. Con estas precauciones, ¡podrás disfrutar de todo lo bueno que ofrece la primavera en compañía tu perrete!

perriviejo
Nuestros amigos peludos pasan por distintas etapas al largo de su vida. De cachorritos son un amor, pero cuando son mayores son muy tiernos ¡y más tranquilos! Para que puedas cuidar a perros senior como se merecen, te traemos algunos consejos.
No todos los perros pueden considerarse ancianos con los mismos años, ya que envejecen más pronto dependiendo de la raza o del tamaño. Por norma general, los animales más grandes se hacen mayores antes, mientras que las razas pequeñas se mantienen jóvenes por más tiempo. Lo que sí les pasa a todos es que tienden a volverse más tranquilos con la edad y a dormir más. Además, como a las personas, tienden a tener dolores y ser más sensibles a las enfermedades, por lo que deberemos estar más atentos a su salud. Los problemas articulares son frecuentes y ofrecer a nuestro can un lugar de descanso mullido y calentito es fundamental.  Del mismo modo, es recomendable visitar al veterinario de manera periódica para realizarle chequeos y prevenir enfermedades.
Su metabolismo también sufre cambios con la edad. Su necesidad de jugar y correr es menor, y junto con un metabolismo más lento puede provocar un aumento de peso de nuestra mascota. Podemos evitar problemas de sobrepeso revisando la dieta de nuestro amigo y cambiando su alimentación por una especialmente formulada para perros senior o baja en calorías. Por el contrario, algunos perretes pierden el apetito con la edad, podemos ofrecerles comida húmeda que es más palatable y es recomendable dejarle siempre agua fresca y limpia, pues se vuelven muy exquisitos.
Además, la salud de sus dientes también es necesario vigilarla. Son unas herramientas que han tenido mucho uso y es posible que sufran algo de desgaste. Para asegurarnos que están sanos y fuertes la limpieza es muy importante, pero con algo más de cuidado. Evita los huesos y los limpiadores mecánicos duros y opta por cepillarle los dientes.
Por último, aun que nuestro amigo sea un poco menos juguetón y disfrute más de estar tumbado, es necesario que siga haciendo ejercicio para que conserve en buen estado su forma física y su musculatura. Para ello deberemos cambiar un poco la rutina de nuestros paseos, haciéndolos más cortos y más frecuentes, pues cada vez le costará más contener sus necesidades a la vez que se cansará más pronto.  Por otro lado, sus sentidos es probable que también hayan envejecido un poquito, así que es importante, por su seguridad, tenerlo en cuenta durante los paseos para evitar accidentes.
Lo que es seguro es que si mimamos y cuidamos a nuestro perrete su vejez será plena y estupenda y ¡disfrutará de nuestra compañía como siempre!

paseo

Pasamos mucho tiempo paseando a nuestro perro. Es importante que este momento no sólo sea para que haga sus necesidades y sirva para reforzar nuestro vínculo. Las salidas de calidad ayudan a nuestro amigo a que esté equilibrado y relajado.

La primera cuestión que debemos tener en cuenta es la frecuencia de los paseos. Lo ideal es que nuestro can salga un mínimo de 3 veces al día, repartidas de tal manera que haya mas o menos las mismas horas entre salidas. De este modo nuestro perro no lo pasará mal aguantándose las ganas y evitaremos problemas renales a la larga. Recoger sus deposiciones no solo nos hará mejores vecinos, también nos ayudará a estar atentos a posibles problemas de salud.

Por otro lado, el tiempo recomendable suele ser de 15 o 30 minutos por cada salida, aun que la calidad de los paseos es igual de importante. Un perro excitado que esté todo el rato tirando de la correa no solo no disfrutará del paseo, si no que es posible que se haga daño o nos lo haga a nosotros. Por ello es primordial enseñar a nuestro amigo a pasear a nuestro lado desde cachorro para lo que podemos ayudarnos de un arnés o un collar anti tirones.

También es importante que nuestro perro utilice sus sentidos y su mente. Para ello todo paseo es recomendable que tenga una parte de relación y socialización con los demás perros de su entorno, ya sea encontrándose con ellos u oliendo sus rastros y marcas. Es importante además que encontremos un ratito para que nuestro perro juegue, corra y salte, ya sea con otros peludos o con nosotros.

Por otro lado, la vuelta a casa tiene que ser un momento para bajar la intensidad y relajarse. Un paseo por nuestras calles preferidas ayudará a que nuestro peludo llegue al hogar relajado y listo para descansar.

dogaid

A todos nos encanta salir de excursión con nuestros amigos peludos. Además, ellos disfrutan y se desahogan un montón corriendo, saltando y jugando. Para que nada nos estropee este memento, lo mejor es prevenir y llevar un pequeño botiquín para nuestra mascota, lo que nos permitirá atenderla en caso de accidente.

La primera recomendación, antes de salir, es tener localizado el hospital veterinario más próximo, ya que nos será necesario acudir a él si nuestra mascota sufre algún accidente severo.  El botiquín debe emplearse solo para pequeñas heridas o para aplicar primeros auxilios de camino al veterinario, ya que intentar curar una herida grave sin los conocimientos adecuados puede tener consecuencias peores que no tratarla.

El botiquín es un espacio que agrupa un montón de productos y utensilios distintos para tratar heridas.  Es recomendable agrupar los componentes de este kit según su función: los utensilios juntos, las gasa y las vendas por otro lado y un ultimo grupo de medicamentos. El de nuestro perro debería incluir los siguientes elementos:

 

  • Gasas estériles, para limpiar heridas.
  • Vendas, para fijar gasa y comprimir heridas.
  • Guantes estériles, para higiene de las heridas y protección de las manos.
  • Esparadrapo, fijación de vendas y gasas.
  • Algodón, limpiar y comprimir heridas.
  • Suero fisiológico, limpieza de ojos y heridas.
  • Agua oxigenada, desinfectante de heridas.
  • Alcohol, desinfección de utensilios y espacios.
  • Desinfectante tópico como el yodo, desinfección de heridas superficiales.
  • Jabón de glicerina, para lavar zonas sucias entes de la desinfección.
  • Termómetro, nos permitirá controlar la fiebre.
  • Tijeras, para cortar las gasas y vendas.
  • Jeringuillas (para administrar medicamentos y líquidos).
  • Pinzas para extraer garrapatas.
  • Pinzas, extraer cuerpos extraños.
  • Cinta de goma para torniquetes, frenar hemorragias.
  • Botas de protección, aísla las heridas de las patitas sin impedir la movilidad. Protege las patas de suelos abrasivos o helados.
  • Protector de almohadillas, evita y repara pequeñas heridas.
  • Medicación para enfermedades crónicas, si nuestro amigo sufre alguna.
  • Antiparasitarios en spray para eliminar infestaciones de pulgas.
  • Tabletas de carbón activo, para absorber tóxicos si nuestro amigo come algo que no debe.

 

Como en todo botiquín, tan importante es lo que llevamos cómo que esté bien ordenado. De nada nos sirve llevar vendas o desinfectante si no lo encontramos rápido ante una emergencia.

Por último, hay que tener en cuenta que aplicar medicamentos sin receta o destinados a personas implica un riesgo grave para tu amigo.

perrete-frio

 

La rutina con nuestra mascota cambia conforme al año avanza. Seguro que no damos el mismo tipo de paseo con nuestro perro en verano que en invierno y seguro que nuestro gatito duerme en sitios distintos cuando aprieta el frío. Por eso queremos darte unos breves consejos sobre como afrontar la estación más fría junto a tu amigo peludo.

 

Lo primero de todo que debes tener en cuenta es buscar un lugar calentito para el reposo de tu amigo. Tanto si es de las que duermen en casa como si lo hace fuera, es necesario que esté cómoda y seca para evitar resfriados y dolores articulares o musculares. Además, siempre puedes añadir a la cama de tu amigo una manta cálida para ayudarle a pasar un invierno calentito.

Durante los paseos con tu perro en los días más fríos es buena idea abrigarlos con un jersey o un abrigo, sobre todo si se trata de cachorros o perros mayores ya que son los que tienen más dificultad para regular su temperatura. Si el paseo es durante un día lluvioso es importante colocar un chubasquero a nuestro perro para evitar que se moje y secarlo completamente al llegar a casa, ya que la humedad podría hacerlo enfermar.

Además, en invierno es conveniente reducir los baños en casa, sobre todo si el pelo de tu amigo es difícil de secar. Si un baño es imprescindible, puedes optar por visitar tu peluquería canina de confianza donde podrán secar la mascota por completo antes de que esta pise la calle.

La comida también debe vigilarse. Si tu mascota pasa mucho tiempo a la intemperie necesitará más calorías para regular su temperatura, así que quizás necesite algo más de alimento. Por otro lado, si nuestro amigo es más casero es probable que haga un poquito menos de ejercicio y ganen algo de peso con las raciones habituales. Lo recomendable es hacer seguimiento de su peso y reducir o aumentar las raciones si es necesario.

Por último, si tu mascota es de las que pisan la calle a menudo, es conveniente revisar sus patitas en búsqueda de heridas causadas por el frio. Por norma general nuestras mascotas no usan calcetines o zapatos por lo que sus patas están en contacto directo con el suelo lo que puede provocarles heridas o grietas, sobre todo si el suelo esta helado o nevado. Puedes colocar botitas a tu can para sus paseos si este las tolera, o proteger sus almohadillas con bálsamos hidratantes.

Esperamos que con estos consejos ¡disfrutéis del invierno como nunca!

cachorros-blogAdoptar un cachorro es una de las mejores experiencias que podemos vivir, pero para disfrutarlo es necesario tener en cuenta unas cuestiones básicas.

La primera de ellas es pensártelo bien porque es una nueva responsabilidad y un gasto que hasta el momento no tenías. Tendrás que organizar tú rutina para incluir a tu pequeño amigo peludo porque será necesario sacarlo 3 veces al día a hacer sus necesidades, jugar con otros perros y a conocer nuevos olores. ¡Ah!, y necesitaras paciencia y tiempo a para enseñarle lo básico.

Cuando lo tengas claro, toca decidir qué tipo de compañero es el más adecuado. Tener en cuenta el temperamento, el espacio que necesitan y el tiempo que tienes disponible para dedicarle son buenas ideas. Algunas razas, son muy inquietas y necesitan una constante estimulación. Otras hacer mucho ejercicio. En cambio, razas como el Westie, el Bichón Maltés o el Bulldogs Francés están recomendados para convivir en espacios reducidos. No nos olvidemos de los mestizos, que suelen ser más resistentes y tener un carácter afable.

Cuando hayas escogido el cachorrito que mejor encaja contigo, te tocará decidir dónde irlo a buscar. Desde Faunarama recomendamos ir primero a visitar las protectoras, ya que hay multitud de perros jóvenes que están a la espera de encontrar una familia a la que darle todo su cariño. Si optas por adquirir un perro de criador, es importante que sea de un profesional de confianza y huir de chollos por internet.

El siguiente paso es buscar los mejores espacios para tu pequeño. Necesitará una zona donde comer, beber y una para descansar en su camita. No olvides reservar un espacio para el aseo, donde colocar su bandeja para enseñarle a hacer sus necesidades. Para ello puedes ayudarte con espráis atrayentes y así hacer más corto el tiempo en el que el pequeñín hará sus necesidades por la casa.

También te recomendamos visitar al veterinario lo antes posible para hacerle un chequeo a tu nuevo amigo, pedirle consejo para escoger la alimentación más adecuada para él y establecer el calendario de vacunas y desparasitación.

Por último, sólo te queda disfrutar de tu nuevo peludo y ¡de la experiencia de verlo crecer y convertirse en tu mejor amigo!

cat-1351612_1920

La obesidad es una enfermedad muy extendida en mascotas que además comporta riesgos derivados para su salud. Anteriormente hemos visto las posibles causas, los síntomas y los riesgos. Hoy repasaremos las principales opciones para luchar contra el sobrepeso y la obesidad y devolver a nuestra mascota su vigor y vitalidad.

 

La primera de las recomendaciones es la de controlar la ingesta de nuestro amigo peludo. Ya sea a través de ser estrictos con las cantidades de comida o de controlar la las golosinas que le damos, con un buen racionamiento de los alimentos ayudaremos a que nuestra mascota baje de peso.

 

Por otro lado, igual que pasa con las personas, es importante hacer una buena cantidad de ejercicio. Aumentar la cantidad de tiempo invertido en paseos o juego son buenas opciones, ya que su cuerpo metabolizará mayor cantidad de grasas y además estará menos inquieto y más equilibrado. Quizás sea un buen momento para salir a correr juntos o empezar a salir al campo los fines de semana. Si tu mascota es un gato, puedes buscar alternativas de juego que lo hagan moverse más y lo mantengan activo y motivado.

 

Es posible que en un primer momento a tu mascota le cueste hacer ejercicio puesto que su forma física no es la idónea. Será necesario un incremento gradual de la intensidad para no causar lesiones a nuestro amigo y que pueda desarrollar sus músculos adecuadamente.

 

Si lo anterior falla, deberemos visitar al veterinario para que nos eche una mano.  Es probable que nos recete una dieta con un pienso bajo en calorías o especialmente formulado para perder peso. Si el problema de sobrepeso persiste quizás sea necesario hacer analíticas para descartar problemas médicos como tiroides o diabetes.

 

Finalmente, os recomendamos tener paciencia. Al igual que a las personas, a tu mascota puede que le cueste perder peso. Plantarle cara a la obesidad puede ser un proceso largo que puede llevarnos meses y es necesario no perder la paciencia, aunque no veamos resultado inmediato.  ¡Ánimo que vale la pena!

fattycatelregreso

La obesidad es una de las enfermedades más extendidas, tanto en personas como en animales en nuestra sociedad. En la pasada entrada pudimos ver los factores que inciden en esta patología, hoy explicaremos cómo identificar si nuestra mascota sufre obesidad y cuáles son los principales riesgos para su salud.

Aunque pueda parecer muy fácil de identificar, la línea que separa la obesidad de tener unos quilos de más puede ser difícil de determinar a simple vista. Por norma general diremos que una mascota está obesa cuando se encuentra entre un 15 y un 30% por encima de su peso ideal. Determinar el peso de nuestra mascota es fácil si esta es de raza, ya que fácilmente podemos encontrar referencias en los estándares de peso y medidas para ejemplares adultos. La cuestión se complica con gatos y perros mestizos, con los que es necesario estar atentos a otros factores.

Un truco fácil para determinar el nivel de sobrepeso de nuestra mascota es tocar los laterales del lomo del animal. Si no somos capaces de palpar las costillas con facilidad, es muy probable que tengamos una mascota obesa. Por otro lado, un abdomen y un pecho de la misma anchura también nos dará la pista, al igual que notar acumulaciones de grasa en la base de la cola. Nuestra recomendación es que visites a tu veterinario de confianza si sospechas que el peso de tu mascota puede estar por encima de lo normal.

Por otro lado, una mascota con obesidad tiene mayores problemas para moverse, así como para jugar y tener una vida plena, pero este no es el único inconveniente. La obesidad puede suponer un riesgo para su salud. Un exceso de peso puede provocar a otras patologías en nuestro amigo peludo, como problemas articulares, dificultades cardiopulmonares, afecciones digestivas, problemas cutáneos y predisposición a la diabetes. Además, hay que tener en cuenta que las operaciones y la anestesia son más complicadas y peligrosas en animales con obesidad.

Como podéis ver, la obesidad no solo es un problema estético, la calidad de vida y la felicidad de nuestra mascota puede verse muy condicionada por un exceso de peso. En la próxima entrada veremos de qué manera podemos evitar la obesidad y hacer bajar unos quilos a nuestra mascota de modo seguro, ¡Hasta entonces!

fatcat

En la actualidad la obesidad es uno de los problemas de salud más habituales. Al igual que las personas, perros y gatos también son sensibles a ganar kilos de más. A continuación, hacemos un repaso a las principales causas y en el futuro también trataremos los síntomas y riesgos, así como que está en nuestra mano para evitar que nuestra mascota presente exceso de peso.

Al igual que en los humanos, la obesidad se caracteriza por un exceso de acumulación de grasa en el organismo. Se trata de una enfermedad en la que intervienen múltiples factores:

  • La alimentación juega un papel muy importante. Es posible que nuestra mascota coma más cantidad de la que necesita, o que la alimentación que tiene a su disposición no sea la adecuada. Algunos piensos de baja calidad incluyen en su formulación una gran cantidad de grasas para aumentar su palatabilidad, pero contiene un bajo nivel de nutrientes, por lo que es necesario que nuestro amigo peludo ingiera una gran cantidad de pienso para alimentarse.
  • Igualmente, un exceso de premios o snacks puede dar al traste con la mejor dieta. Es necesario tener en cuenta estos extras como una parte más de la dieta, y reducir la alimentación principal en consecuencia. Una buena alternativa son aquellos snacks que son bajos en calorías o preparados para ser usados como premios, así evitaremos añadir más calorías a la dieta de nuestro amigo peludo.
  • La falta de ejercicio suele ser uno de los factores dominantes de la obesidad. Aquellos animales que son en exceso sedentarios queman menos calorías en su día a día y tienden a engordar con más facilidad. Es posible que además de problemas de peso, una mascota que no hace ejercicio también desarrolle problemas psicológicos y de comportamiento.
  • La genética también afecta a lo gordita que sea nuestra mascota. Algunas razas de perro como los Labradores, los Beagle, los Rotwiller, los Golden Retriever, los Carlinos o los Pekineses. También hay ciertas razas de gato con propensión a la obesidad como los Maine Coon o los Bosque de Noruega.
  • Con la edad también es posible que nuestro gato o perro baje la cantidad de ejercicio que puede hacer. Esto acompañado de cambios en su metabolismo puede resultar un aumento de peso.
  • Muchos estudios relacionan la castración con la propensión a la ganancia de peso. Las necesidades de nuestro animal habrán cambiado después de la castración, así como su temperamento y el ritmo de su metabolismo. Es necesario afrontar estos cambios

Existen otros factores menos genéricos que pueden afectar a la obesidad, como el metabolismo de cada animal u otras enfermedades como el hipotiroidismo o la hiperlipidemia.

Nuestra próxima entrada tratará de los síntomas y riesgos de la obesidad en animales ¡así que estad atentos si este tema os ha interesado!

perrete-miedo
Al igual que las personas, los gatos y perros también tienen traumas y miedos. Vivir con ellos no es fácil, pudiendo dificultar mucho la convivencia con nosotros o con otras mascotas. En algunas ocasiones es difícil reconocer su lenguaje gestual y podemos confundir el miedo con otras emociones.

Por ello hay que estar atento a su comportamiento, si nuestra mascota está aterrada podemos esperar alguno de estos gestos:
  • Intenta huir de lo que le provoca miedo
  • Busca un sitio en el que esconderse
  • Tiembla o tiran las orejas hacia atrás y colocan el rabo entre las piernas.
  • Aplasta su cuerpo contra el suelo
  • Hace sus necesidades donde no toca de manera espontánea
  • Ladra, gruñe o muestra una conducta agresiva
En estos casos es importante no intentar arrinconar a nuestra mascota o córtale la huida, ya que podría llegar incluso a atacarnos buscando una salida. También debemos evitar intentar calmar a nuestra mascota con mimos y arrumacos ya que podríamos estar reforzando y premiando su conducta, con lo que entendería que actúa bien y tenderá a repetirla.

La primera opción para lidiar con los miedos de nuestra mascota es acudir a un etólogo o a un veterinario, sobre todo en casos en que la situación sea difícil de controlar. También nos ayudará saber cómo actuar durante un episodio dificil, ya que para él somos un referente dentro de la manada. 

Es importante que nuestro amigo peludo esté en un ambiente lo más calmado posible. Demostrarle que a nosotros nos genera indiferencia lo que a él le asusta nos ayudará, ya que percibirá que no es una amenaza. Evitaremos siempre castigarle o regañarle cuando demuestre miedo, ya que aumentaríamos su ansiedad.

En casos puntuales, como verbenas o viajes, en los que sabemos en qué momento aparecerá la fuente del miedo, podemos ayudarnos de calmantes naturales que podremos administrar con antelación propiciando un estado de calma en nuestra mascota que le permitirá enfrentar ese momento en las mejores condiciones. En ningún caso aconsejamos medicar a nuestras mascotas con calmantes ni ansiolíticos sin la receta de un veterinario, y mucho menos si se trata de medicamentos para humanos. Podríamos causar graves daños a nuestra mascota, así como agravar el problema.

Esperamos que, con estos consejos, poco a poco podáis ir superando aquellas situaciones difíciles y estéis todavía más unidos.